Piden a EE.UU. firma de tratado que prohíbe minas

Estados Unidos está bajo una renovada presión de los activistas que promueven la prohibición de las minas terrestres para que modifique su postura. El llamado llega este domingo en el marco del quinto Día Internacional contra las Minas, un evento que busca destacar la amenaza de este tipo de artefacto.

Millones de minas ya fueron removidas en el todo el mundo. Sin embargo, cada año miles de personas mueren o resultan heridas por los explosivos.

El 80% de los países han firmado el llamado Tratado de Ottawa, la Convención sobre la prohibición de minas antipersonales, vigente desde 1999.

Pero Estados Unidos es una de las naciones que todavía no lo ha hecho.

Los activistas aseguran que como el país no ha utilizado minas en casi dos décadas, no hay razones para que no se convierta en signatario de la Convención, que prohíbe la producción, el almacenamiento y el uso de las minas.

A fines del año pasado, EE.UU. -el principal fabricante de minas terrestres en el mundo- comenzó una revisión exhaustiva de su político en torno a las minas terrestres. Un proceso que, aseguran, tomará su tiempo.

Rusia, China, Israel, Pakistán, Sudáfrica, Corea del Norte y Corea del Sur tampoco se han adherido a la Convención.

Progresos

En el Día Internacional contra las Minas también se busca llamar la atención sobre los progresos hechos en cuanto a la erradicación de este tipo de arma.

Once años después de la firma del Tratado de Ottawa, los progresos son significativos, destaca Stuart Hughes, periodista de la BBC.

El número de víctimas por las minas terrestres se ha reducido, grandes extensiones de tierras que anteriormente estaban contaminadas por las armas han sido “limpiadas”, y decenas de millones de minas fueron destruidas.

Pero más de 70 naciones siguen estando asoladas por las minas terrestres, explica Hughes. Y en muchos países la ayuda disponible para rehabilitar a las víctimas es irregular.

El caso nepalí

Naciones Unidas considera a la tarea de erradicar las minas una historia de éxito. Tras la guerra civil que se extendió entre 1996 y 2006, Nepal es uno de los países donde la ONU está colaborando.

Bajo la supervisión de Naciones Unidas, los soldados nepalíes que antes colocaban minas en su combate a los maoístas rebeldes ahora trabajan para “limpiar” el terreno, explica Joanna Jolly, periodista de la BBC desde Nepal.

Las reservas de minas de los rebeldes maoístas ya son parte del pasado y ahora se espera que todos los campos de minas estén despejados para 2011, de acuerdo al equipo de ONU.

Aunque el progreso ha sido significativo, señala Jolly, en 2009 más de 70 personas murieron o resultaron heridas por las minas. La mayoría de ellas eran niños.

Es por ello que el Ministerio de Educación lleva adelante una campaña para alertar sobre los peligros de este artefacto a más de 500.000 niños en escuelas de todo el país. Las lecciones también incluyen a los padres.

Y el objetivo es advertirlos contra la posibilidad de que las minas sean recogidas y que los niños jueguen con ellas.

El gobierno nepalí asegura que el trabajo continuará hasta que el país esté libre de minas y explosivos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: